Respiración bucal en los niños: ¿cómo prevenirla?

25 Sep 2017 ISO

El Síndrome de Respiración Bucal (SRB) es la consecuencia de un conjunto de alteraciones que provocan la disfunción respiratoria y puede derivar en diversos problemas como trastornos del desarrollo bucodental, asimetrías faciales y problemas de postura.

Entre las causas más comunes que devienen en respiración bucal se encuentran:

  • Intolerancia o histaminosis alimentaria, alergia
  • Hábito
  • Origen anatómico como una desviación del tabique nasal
  • Hipertrofia adenoidea

Cuando se respira por la nariz el aire es calentado, humedecido y filtrado. En cambio, cuando el aire ingresa por la boca este será frío, seco y cargado de partículas, perjudicando también la faringe y alterando la mucosa faríngea.

Así, se debilita la cantidad de oxígeno que pasa a la sangre que puede concluir en:

  • Ligera anemia
  • Hipoglobulinemia y ligera leucocitosis
  • Pérdida de expansión normal de los pulmones
  • Déficit de peso
  • Tórax aplanado
  • Trastornos del aparato circulatorio
  • Alteración de la audición, el olfato y el gusto.
  • Adenoiditis y faringitis frecuentes
  • Trastornos posturales como la escoliosis

El tipo de tratamiento para el Síndrome de Respiración Bucal lo determinará la causa, pero la mejor opción es prevenirlo y consultar con un especialista en otorrinolaringología para tener un diagnóstico de certeza. 

En esta línea, los primeros signos de SRB pueden ser:

  • Falta de aire o insuficiencia respiratoria
  • Cansancio rápido al realizar actividades físicas
  • Dolor en los costados y en la musculatura del cuello
  • Disminución del sentido del olfato y del gusto
  • Halitosis: mal aliento
  • Boca seca
  • Problemas para dormir
  • Ronquidos
  • Somnolencia durante el día
  • Ojeras
  • Escupir al hablar

Consejos para prevenir la respiración bucal en los chicos

  • Alimentación exclusiva a través de la teta durante los primeros seis meses ya que acostumbra al niño a respirar por la nariz
  • Uso de mamadera como segunda opción, imitando la situación de amamantamiento para evitar el ingreso de aire por la boca
  • Usar solo chupetes adaptado al tamaño de la boca y certificados
  • Mantener las fosas nasales bien higienizadas y libre de mocos

Además se debe evitar:

  • La succión de los dedos
  • Que el niño se coma las uñas
  • Malas posturas ante artefactos electrónicos en uso prolongado. Por ejemplo, mucho tiempo mirando la televisión a una altura superior a los ojos que lo obliga a estar con la cabeza hacia arriba.

La prevención es siempre el mejor remedio. En segunda instancia, la detección temprana de cualquier enfermedad favorece su tratamiento. En ambos casos, prevenir y detectar a tiempo en SRB significan mejor calidad de vida.

Search

+